El fin del mundo no será en 2012 pero dará motivos para celebrar




Rodeado de cultivos de cacao, Izapa se ubica en las márgenes de un río y a menos de cinco kilómetros de la frontera. Es uno de los primeros lugares donde se usó el calendario mesoamericano.

Izapa, Chiapas. Los esotéricos y el cine pronosticaron el fin del mundo para 2012 en base al calendario maya. Y aunque los arqueólogos los desmintieron, miles de personas llegarán para esa fecha a sitios prehispánicos como el de Izapa, en la frontera de México con Guatemala, a celebrar, por lo pronto, la culminación de una era.

Rodeado de cultivos de cacao, Izapa se ubica en las márgenes de un río y a menos de cinco kilómetros de la frontera. Es uno de los primeros lugares donde se usó el calendario mesoamericano, cuya "cuenta larga" finaliza el 23 de diciembre de 2012, aunque las conmemoraciones serán dos días antes.

"En las estelas de la zona arqueológica de Izapa está registrada la cuenta larga del calendario maya, de 5.500 años, que concluye en el 2012, lo cual no significa que para los antiguos mayas sea la predicción de la destrucción del mundo o algo similar", afirmó el delegado en Chiapas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Emilio Gallaga Murrieta.

Para celebrarlo organismos empresariales y del sector turístico tienen contemplada la presencia de visitantes de los cinco continentes el 21 de diciembre del año próximo. Dos cruceros han confirmado su llegada a Puerto Chiapas para apreciar el equinoccio.

La tierra donde se asienta Izapa -127 hectáreas-, declarada Zona de Monumentos Arqueológicos hace diez años, es de pequeños propietarios que fungen como veladores pero que desconocen la cultura maya.

Izapa es la ciudad prehispánica más importante del Pacífico Sur mexicano y en ella se ubica la estela "El Árbol de la Vida", que muestra la forma de la creación del universo y será la sede principal para "celebrar la terminación de una era e inicio del Quinto Sol con la alineación de los astros, que no significa la destrucción del mundo", dicen los organizadores de los festejos.

Esa estela, la número cinco, una escultura en bajo relieve, narra en jeroglíficos cómo un ente supremo construye el universo y su relación con la tierra, el aire, el fuego y el agua.

La mayoría de los montículos de la zona arqueológica, que se remonta a 1.500 años antes de Cristo, no están explorados. Desde hace más de una década no hay investigación por falta de recursos.

En los últimos meses Izapa ha llamado la atención de especialistas y a finales del año pasado, con la presencia de guías espirituales indígenas mayas, se efectuó ahí la ceremonia del "Fuego Nuevo" que se había celebrado hacía 500 años.

En Izapa existen unos 160 edificios, entre pirámides y plataformas de hasta 55 metros de altura, 268 monumentos de piedra esculpida y 89 estelas grabadas con pasajes religiosos. En la denominada "El Árbol de la Vida", aparecen elementos que recuerdan a divinidades mayas y pasajes del Popol Vuh.

El arqueólogo francés Sébastien Perrot-Minot, en un artículo denominado "Un viaje a través de la historia de Izapa", sostiene que este sitio será el centro de atracción el 21 de diciembre del 2012, cuando se alineará el sistema solar en un "intercambio cósmico entre el Padre Sol y la Gran Madre de Centro Galáctico".

Izapa fue el centro ceremonial, político y religioso más importante de la costa del Pacífico mexicano, enlace entre dos de las más grandes culturas de Mesoamérica: la olmeca y la maya.

Por ello, el presidente de la Confederación Patronal Mexicana en la Costa de Chiapas, Octavio Marín de la Torre, lamenta el desinterés y la falta de preocupación del INAH por brindarle atención a este sitio arqueológico.

"Nosotros vemos que no se le da importancia a un hecho histórico, porque el 21 de diciembre concluye el calendario maya, termina un ciclo, una era e inicia lo que los mayas llamaron el Quinto Sol", expresó.

Después del estreno de la película "2012", del director Roland Emmerich, hace dos años, mucho se especuló sobre fin del mundo "pronosticado" por los mayas, pero, según el INAH, los mayas en ningún lado dijeron que ese año se acabaría la humanidad e incluso manejaron fechas posteriores.

En cualquier caso, el sector empresarial de esta región lleva la cuenta regresiva para llamar la atención del INAH de la importancia de la zona arqueológica y decirle al mundo que la cultura maya está de fiesta y tiene un evento importante en diciembre del 2012.

Rafael Victorio Ruiz


..........

Fuente: www.vanguardia.com.mx/elfindelmundonoseraen2012perodaramotivosparacelebrar-656329.html